jueves, 25 de octubre de 2018

Bosque Naturalizado

Bosque Naturalizado
Naturalizar
3. tr. Hacer que una especie animal o vegetal adquiera las condiciones necesarias para vivir y perpetuarse en un entorno distinto de aquel de donde procede. U. t. c. prnl..

Sobre nuestra Pachamama (Gaia, Gea, Tierra), la Vida ha migrado empujada por corrientes, vientos y tormentas, por sus medios, por sus alas, por sus patas o a lomo de patas ajenas.
La vida que llega a un nuevo habitat al principio es exótica, migrante, inmigrante. Si resiste en el nuevo habitat se naturaliza. Con el pasar del tiempo nadie piensa que antes estuvo allí.
Argentina, como todo otro país del mundo, esta habitado por especies vegetales y animales, virus hongos, líquenes y bacterias que no conocen fronteras. Todas fueron forasteras en algún pasado.
Así, el título de Bosque Migrante, que describe el trabajo que estamos realizando en la Reserva Natural de Santa Catalina, hemos decidido cambiarlo por el de Bosque Naturalizado, siendo, como es, un bosque donde especies venidas con los colonos europeos, como ellos, se adaptaron. Árboles y plantas en connivencia con los originarios en un paradigma de Concordia.
El bosque de Santa Catalina es todo un ejemplo de convivencia del cual deberíamos los humanos aprender.



Glosario:


espacio patrocinado por
https://www.littleart.com.ar/


lunes, 22 de octubre de 2018

Cosmos

https://www.littleart.com.ar/posterslaminas/ffn-agua/

Visualmente son realidad tanto la montaña como su reflejo.

Cuando un elemento altera en su condición a un espejo de agua se producen una concatenación de consecuencias. Gianni Rodari deja caer una Piedra en el Estanque y sublima los efectos que esta causa comparándolos con el que origina una palabra lanzada al azar en nuestra mente.
En este espejo la realidad de la montaña es alterada por el nadador en ondas que descomponen el estado original para mostrar este: un humano nada en en el orden cósmico de la la montaña
rodeado de un ínfimo fragmento de cielo, inconsciente de estar sumergido en roca y vegetación, roca que es de su mismo color, roca que es él mismo, él que es roca y vegetación, ajeno al hecho de revelarle al espectador una verdad, que no somos parte de la Naturaleza, somos agua piedra, vegetación y cosmos.

A Eileen Wilson

martes, 9 de octubre de 2018

Santa Catalina, Bosque Migrante 2


BOTANICA


Dios estará siempre un paso por delante de la ciencia.

https://flic.kr/s/aHsmrrFJfp


Le dimos nombre a cada planta. Las clasificamos, las que se comen, las que no, las que dan sombra, leña, madera…
La Botánica las denomina científicamente, en una lengua casi muerta. Las califica según su especie, género, familia, clase, orden, orden, orden. Todo ha de estar ordenado. Conocemos hasta su ADN/DNI. La genética nos permite ubicar a cada una de ellas en el lugar que les corresponde. Sabemos exactamente que diferencia una de otra. Y qué distingue a plantas, animales y humanos unos de otros.

Hacemos hincapié en las diferencias. Clasificamos y ordenamos para discriminar.
Sin embargo nuestras diferencias, la tuya y la mía, con las plantas es mínima.

Científicamente probado está incluso que la vegetación del bosque se comunica, que cada planta ante una acción produce una reacción. La reflexión está en si sienten. Si tienen Alma.
Todos somos vida en un orden que la ciencia no es capaz de explicar.
El Bosque Migrante me lo recuerda.

NO TE PIERDAS EL PRÓXIMO CAPÍTULO


espacio patrocinado por
https://www.littleart.com.ar/



viernes, 5 de octubre de 2018

Santa Catalina, Bosque Migrante 1


HABITAT



Cuando Buenos Aires era apenas una aldea, a 20 km. SSW a vuelo de pájaro, el monte consistía en bosquecillos de tala (celtis tala) pastizales, bañados y matorrales. Estaba habitado por lo que los habitantes de la aldea llamaron querandíes. Cazaban ñandúes, ciervos y venados. Pescaban pejerreyes y dorados con redes en los arroyos. Convivían con cuices, peludos, culebras y víboras y hasta pumas y yaguaretés. Las primeras migrantes en adaptarse fueron las vacas olvidadas por los españoles en el primer intento de establecerse a orillas del Plata.

En 1825 se estableció en lo que se conocía como estanzuela Santa Catalina un contingente de 220 escoceses. Entre ellos John Tweedie, botánico y jardinero, quien plantó los primeros habitantes del bosque migrante. Emigrban desde varias regiones de la Tierra. Inmigraron quedarse, conviviendo con el pastizal pampeano y los talares. Viven en armonía natural nativos y forasteros desde hace casi 200 años.

NO TE PIERDAS EL PRÓXIMO CAPÍTULO.

PARA VER MÁS FOTOS:
https://flic.kr/s/aHsmrddZhk



https://www.littleart.com.ar/


PARA SABER MÁS:
http://www.sustentator.com/blog-es/2010/01/buenos-aires-verde-la-fauna-de-hace-500-anos/
http://www.todo-argentina.net/geografia/provincias/buenos_aires/fauna.html
http://revistafcaunlz.gramaweb.com.ar/wp-content/uploads/2014/07/Reserva-natural-provincial-Santa-Catalina.pdf
http://lomasmarket.com.ar/noticia/sociedad/la-historia-no-conocida-de-santa-catalina-despues-de-la-colonia

sábado, 29 de septiembre de 2018

SE AGUA, AMIG@


Si pudiéramos tomar una fotografía de las estrellas con un tiempo de exposición de, digamos, 500 millones de años desde un punto fijo en el espacio, veríanse así las estrellas.

El Tao Tse Ching dice:

“La suprema bondad es como el agua
lo beneficia todo sin contención.
En su morada se fundamenta,
siendo, vierte a las profundidades
expresándose en honesta,
en la confrontación es calma,
gobernando no controla,
en la acción se alia con el Tiempo.
Es conforme con la Naturaleza
por lo tanto no puede ser culpada."


viernes, 14 de septiembre de 2018

HUELLA HUMANA

Reserva Natural Santa Catalina
Como muchas culturas de otros tiempos y otros lugares los seres humanos deberíamos pasar por la Naturaleza sin apenas dejar rastro.
Esta rama, tronco tierno. Alguien al pasar la quebró, reclamando su derecho de propiedad. La naturaleza es mía y mía la libertad de marcarla: por acá pasé.
Siempre tendremos un Atila que nos excuse, si por donde él pasaba no crecía más la hierba quebrar una ramita, brote tierno, no es mayor delito.
Quizás deberíamos cambiar los heroes de nuestras historias.



jueves, 16 de agosto de 2018

Nikon F2 Photomic


Toda mecánica. La única electrónica de la F2 Photomic era el fotómetro
para el que no se consiguen ya pilas


La serie de cámaras Nikon F eran todo un mito para los reporteros de los años 70. El modelo F 2 Photomic fue la última de esa generación. Su mayor aporte tecnológico un obturador que conseguía 1/2000 segundo de exposición DE MANERA TOTALMENTE MECÁNICA
Al final de esa década pude comprarme mi primera Nikon.
Me acompañó en mis años de reportero gráfico en el Diario de Menorca
Sacó las fotos de mi primer viaje a Italia del que la única foto que conservo es esta del enlace. Rosario seguro tiene alguna más.
Hice las fotos de mi primera muestra: Paisaje Interior.
En los 90, definitivamente la jubilé.
Alguna vez la sacaba a la luz para juguetear o para llevarla a clase para mostrar el funcionamiento de una cámara reflex. Las F se dejan desarmar para mostrar sus interiores.
Hoy es un día de re-estreno. El pasado fin de semana Martina me regaló un par de rollos de película B&N.
Desarmé y limpié a fondo a la ya jubilada F2 y la cargué. Parece que funciona bien. Suena afinada.
Esta madrugada con Carla nos fuimos hasta la Reserva Natural Municipal de Santa Catalina.
Una suma de sensaciones nuevas y reencontradas que ya iré contando.
De momento la extrañeza de haber disparado doce fotos y no poder verlas. Palpitante!!!

CONTINUARÁ

Nikon F2 Photomic con objetivo Nikkor 50mm. f 1:1,4


Bosque Naturalizado

Bosque Naturalizado Naturalizar 3. tr. Hacer que una especie animal o vegetal adquiera las condiciones necesarias para vivir y perpet...